Algunos fenómenos naturales y lo que simbolizan – Curso de comunicación con la naturaleza XVIII

floc de neu

Cuando paseamos por la vida, a veces, llueve, otras el viento sopla sus mensajes en nuestros rostros, y con suerte, cae algún que otro copo de nieve. A menudo ni nos damos cuenta. Es todo tan “normal”. Pero detrás de cada acto del Cielo y la Tierra hay un mensaje profundo y espiritualidad de la Totalidad cuidando las totalidades que también los humanos encarnamos. Os cuento algunos de los meteoros y el simbolismo que aprecio en ellos. Aunque os cuente solo de unos pocos de estos fenómenos naturales, ya nos ayudaran a comprender que vivimos en un mundo especial y maravilloso.

Nieve

La nieve purifica con su blanco manto. Es un color de paz que produce un efecto de silencio por la amortiguación del sonido y por la quietud del frío que la acompaña. Cae un manto de paz. El cielo lo trae.

Pero, ¿Cómo es cualquier copo de nieve? Contemplad su geometría hexagonal. Cada copo distinto en sus diseños, pero siempre estrellas hexagonales unidas unas a otras formando el copo visible. El hexágono, si estudiáramos sus utilidades según la geocromoterapia descubierta por Marta Povo y más específicamente las del hexágono blanco, veríamos que se trata de un arquetipo de renacimiento, del “volver a empezar”. Según Marta Povo, el hexágono blanco aporta información para el cambio, la pureza y la renovación. Así la nieve ayuda a reiniciar el sistema natural. Es un agua que no es agua, que está teñida de geometría sagrada y permite reiniciar, también, el sistema humano.

Muchos adultos de zonas poco acostumbrados a ver nieve, sentimos alegría y ganas de jugar como niños, de pisar el blanco y suave cojín que la naturaleza confiere a nuestras ilusiones y dejar una huella impermanente.

Todo en la naturaleza es lo que parece y al mismo tiempo, todo tiene un sentido trascendente, que no se suele observar, pero que si somos capaces de estar atentos a sentir, nuestros sentimientos, emociones y pensamientos cambian con estos actos tan humildes como una pequeña nevada.

Lluvias

La lluvia es un fenómeno más común, habitual en muchas más regiones de la Tierra. La lluvia es agua en movimiento y el agua, desde antaño, ha sido asociada a las emociones. También a la energía (especialmente cuando se mueve) y a la vida (sobre todo se la percibe más así donde escasea).

El agua mueve nuestras emociones. Una lluvia suave y constante, duradera, te sumerge en un estado tranquilo, a menudo teñido de melancolía. Emociones que afloran y que en cada uno se teñirán de sus matices diferentes en función también del estado interior. Por lo tanto aquello que el agua nos sugiera o nos haga experimentar no es sino una resonancia con nuestra emociones.

Una lluvia intensa, torrencial activa nuestra energía, casi como si te sumergieras en una cascada. El agua que cae fuerte vivifica y remueve, suelos y personas, levanta nuestros barros más apegados, diluyendo y arrastrando.

Sucede, a veces, que la lluvia diurna trae un fenómeno por todos admirado,

El Arco Iris

Para mí siempre un mensaje de reconexión con el Espíritu. Recuerda lo que Somos. Somos un Todo elaborado con los colores de la Vida y después de la purificación y movimiento de la lluvia aparece la infusión de color. Cada gota, un prisma, y toda luz blanca descompuesta en 7 frecuencias para armonizar nuestros 7 chakras principales y recomponer las vibraciones que el ajetreo diario descompone. Pura magia sanadora el Arco Iris, frugal, etérea y potente. Pero hay que estar atento a las maravillas de la naturaleza y saber que traen regalos invisibles que solo podremos recibir con la intención de la atención.

Viento

Como el que sopla intenso hoy en el Jardí. El aire en movimiento es el viento. Y también desde la antigüedad al aire se lo ha asociado a los pensamientos, supongo por que tienen en común su capacidad tan alta de expansión. Los pensamientos, asociados al aire, corren. El Aire limpia la atmosfera de contaminantes. Creo que también de egregors, de las nubes mentales que creamos al asociarse pensamientos individuales afines en vibración, creando estructuras más complejas y auto-sostenidas por la fuerza mental que hemos generado. Dispersa, o a veces los conduce a otros lares, en los que, quizás, podrán  usar, o sufrir dichos pensamientos ajenos.

Cuando el tiempo anticiclónico prosigue por largos períodos, la calma del aire pude llenarse de contaminantes químicos o mentales. Que un viento fuerte se active en estos sitios movilizará lo estancado, limpiara la bruma de nuestras mentes y se llevará aquello que no podía circular.

Un exceso de viento, se ha demostrado, puede llevar a la locura. Sabemos que en zonas de vientos fuertes y frecuentes mucha gente sufre de dolores de cabeza y fuerte cambios de humor. Pero también en esas zonas algunos seres humanos sensibles y creativos pueden encontrar ideas que viajan e insuflan su influencia en sus mentes. Ideas nuevas, de otros mundos, otras gentes, que usaran para crear obras originales.

Cada meteoro que observamos llena o vacía pero nunca su influencia deja de ser.

Rayos y relámpagos

Los rayos tiene la función física de equilibrar las cargas eléctricas de cielo y tierra. La tensión y la fricción del viento sobre la tierra genera iones positivos (de polaridad, no me refiero a bueno o malo) y el cielo, en sus nubes a menudo está cargado con iones negativos. La polaridad debe ser equilibrada y el rayo y el relámpago, son las formas en que todo se ordena de nuevo.

Es algo parecido al efecto de quitarnos determinada ropa sintética por la noche y las pequeñas descargas luminosas que se produce o también el pinchazo eléctrico del contacto con la puerta metálica de un coche. Polaridades distintas que se equilibran mediante la descarga.

Esta descarga de los rayos después de una tormenta deja al aire y la tierra en perfecto equilibrio y por ese motivo la sensación de perfección y pureza son tan acusadas. El aire recién equilibrado cambia de olor y todo parece fresco y nuevo.

La naturaleza, y nosotros como parte de ella, estamos en continuo equilibrio y cambio y sería interesante saber que a veces, determinados estados internos nuestros obedecen a los estados de los elementos de la naturaleza que están trabajando a un nivel superior para equilibrar el sistema Tierra.

Un abrazo de nieve

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s