Si las piedras hablaran,… – Curso de Comunicación con la Naturaleza II

Recordemos de la primera entrada del Blog ¿Hablas Planta? Que debemos primero Creer, para después poder Ver.

Debo confesar que mi prioridad en la conexión con la naturaleza siempre fueron las plantas y las devas con las que forman una unidad. El motivo de tal centramiento era evidente. De las plantas obtenía las esencias florales que serían útiles para mi trabajo como terapeuta y el de muchos otros. Necesitaba saber de primera hoja cuales eran las utilidades de las esencias que se obtenían de plantas que nunca antes se habían elaborado, al menos según mi conocimiento.

Después de unos días de ayuno y de no salir del marco del Jardí para nada, sentía una gran  calma mental y mi sensibilidad estaba aumentada. En una de mis visitas a la cueva del Jardí sentí el silencio habitual exterior e interior en que el espacio te sumerge y en mi  se hizo evidente una presencia a la que le di nombre: “Chloe”. Desde aquel día de conexión la deva de la cueva siempre ha tenido a bien el comunicarse conmigo con gran facilidad. Ese día me propuso de ser mi maestra. Me enseñaría a comunicar mejor con los seres de mi entorno. Lo acepté y lo agradecí en gran medida porque ni mente inquieta no siempre encuentra la calma necesaria para detenerse y escuchar.

Después de meditar en el silencio de la cueva Chloe me dijo que saliera, que estaba listo para mi primera conexión consciente con una roca cercana.

Me siento encima de la roca. Cierro los ojos y pido la conexión, que llega enseguida, gracias, me dice, a la ayuda recibida por la deva de la cueva. Siento mi corazón acelerarse. Una vibración en el corazón y sobretodo en la boca del estómago. Es debido, dice la roca, a la alta vibración energética de las rocas. Esa vibración es lo que les da su fortaleza. Son lentas en su vibración física, rápidas en la espiritual.

Pregunto:

  • Si la gente medita sentada encima de vosotras. ¿Podrán encontrar silencio interior?

“No especialmente- siento que dice- . Sí encontraran energía, fortaleza, capacidad de materialización, ganas de hacer cosas. Experimenta sentándote en rocas diversas.

Percibo, mientras estoy centrado encima de la roca, solidez, estabilidad, energía y quietud extrema.

Sigue su mensaje:

“Pertenecemos a la influencia del Elemento Tierra. Estamos vivas y como has podido constatar nos ha faltado tiempo para contestar a tu llamada de conexión. Nuestra vibración física es más lenta, y por ese motivo somos tan sólidas. Pero somos inquietas en nuestro interior. Es difícil de expresar. No corremos porque no podemos, pero nuestra vibración es alta para compensar nuestra quietud física.

Nosotras asumimos nuestro papel físico, pero nuestra consciencia no es estática, viaja con una gran facilidad porque no necesitamos ocuparnos mucho del mundo de los sentidos”.

Entiendo que las rocas no tienen necesidad de procurarse alimento, ni agua, ni protegerse y por lo tanto su atención no necesita estar dedicada a su entorno inmediato o no al menos en gran medida.

  • ¿Se podrían preparar esencias en vuestras formas de piedras o rocas?

“Indudablemente y te animamos a que lo pruebes. A veces comentas que te gustaría poder dar mayor solidez a los que tienen un exceso del Elemento Aire en sus vidas. Aquí estamos para servirlos.

Somos los huesos de la Tierra. Su esqueleto son las cordilleras, formadas de muchas de nosotras, fusionadas en una única conciencia”.

Después de esta experiencia de comunicación con las rocas, volví a ver a mi maestra Chloe en la cueva y le pregunté:

  • ¿Por qué puedo hablar con las piedras, y las plantas? ¿Por qué puedo hablar con todo?

“Puedes preguntar a todo y todo te puede responder porque todo es una única conciencia universal. Las formas son solo apariencia, porque en realidad una sola mente y un solo espíritu es el que nos anima”.

“Cuando contactas conmigo o con las devas de las plantas estas conectándote a la conciencia única y por ese motivo todo te puede hablar de todo”.

“La piedras hablan, las plantas hablan, todos los seres visibles e invisibles, todo lo que ves, te puede hablar si abres tu conciencia. Debéis recordar quienes sois. Nosotros lo recordamos. Vosotros, humanos, estáis en el camino. Por eso los antiguos estaban en lo cierto cuando creían que todo estaba vivo. Solo un error, lógico en esa fase de la evolución, que era pensar que toda vida era distinta. Todo está vivo porque comparte una misma Mente, un mismo Espíritu, una misma Conciencia. Una sola Vida. Dios en todo”.

  • ¿Chloe, puedo hablar de ti a los demás humanos?

“Puedes hablar de mí, pero recordando que todos pueden conectar con todo. No se trata de personas especiales con dones exclusivos y que solo ellas son capaces de conectar. Los que lo hacen es porque lo han creído posible. Al hablar de nuestro contacto más gente sabrá que esta comunicación es posible y tratará de experimentarla. Al hacerlo lo conseguirán y su nivel de conciencia dará un salto hacia la Unidad.

¿Conectamos?

  • Escoge una roca que te gusta, que siempre hayas admirado, que te atraiga de alguna manera.
  • Acércate a ella. Tócala con suavidad, siéntela, sin prisas. Pídele permiso para sentarte encima o si no es posible para sentarte apoyándote de espaldas. Habla con ella como hablarías a un amigo, con respeto y desde el corazón. Con los ojos cerrados para no distraerte del entorno, que en plena naturaleza siempre se mueve.
  • Siéntate y siéntela de nuevo, su dureza, su firmeza, su solidez. Y entonces dirige la atención del exterior a tu interior. Siente como estás, qué se está moviendo en tu interior, qué está cambiando:
  • ¿Cambia tu temperatura?
  • ¿Cambia tu proceso de pensamiento? ¿Se acelera o se calma?
  • ¿Cambia tu respiración?
  • ¿Cambia el latido de tu corazón?
  • ¿En alguna zona de tu cuerpo sientes dolor, molestias, presencia, placer, etc.?
  • Cuando estés sintiendo como te afecta su presencia en la tuya, pregúntale aquello que quieras saber sobre ella, sobre la naturaleza, sobre ti. Pero no se trata de un oráculo, es una amiga con la que compartís una misma Conciencia.
  • Es posible que no escuches palabras en tu interior. No importa, a menudo la amistad se fortalece con el tiempo y también a través de silencios compartidos. Sigue sintiendo como tu cuerpo va modificándose, percibe. Es posible que nunca escuches ningún mensaje, pero seguro que vas a sentir como ese contacto consciente te cambia a ti.
  • También puedes pedirle que te ayude en un problema físico, en una rigidez, en la dificultad para fluir con la vida, en la falta de solidez o constancia. En la falta del elemento Tierra.
  • Escucha. No fuerces. Acepta completamente lo que sientas, lo que suceda, sin juzgar ni analizar. Disfruta. Sois Una. Amplía tu conciencia. Tu Eres la Roca. Sois Una.

Cuando lo hayas experimentado, si te apetece, escríbenos unas líneas y así más gente sabrá que esa conexión es posible. Somos Roca. Lo son nuestros dientes, uñas y huesos. Hasta los cálculos renales. Lo que es duro en nosotros es roca. La roca forma parte de nuestra vida y de nuestro cuerpo (también los minerales que circulan por la sangre y las células). Somos Uno y ya es hora de recordarlo plenamente, de Realizarlo.

Con Amor desde el Jardí

 

5 thoughts on “Si las piedras hablaran,… – Curso de Comunicación con la Naturaleza II

  1. MUCHAS GRACIAS JORDI POR COMPARTIR TUS EXPERIENCIAS ,DOY FE DEL PODER DE LAS PIEDRAS ,TANTO COMO LAS FLORES DE DIFERENTE MANERA ,PERO SON MUY POSITIVAS ,GRACIAS POR ENTENDER ESTE LENGUJE DELALMA ,SOMOS UNO EN ESTE UNIVERSO ,UN ABRAZO!!!!!!!!

    Me gusta

  2. Yo me pregunto porqué me atraen tanto las piedras, de mar y de rio. Hoy leyendo tu artículo reflexioné qué me llama a trasladarlas de entorno. A cogerlas, y a pintarlas. Les añado color, claro está con su permiso. Mi mente se cuestiona cosas, hablaré, o abriré el diálogo con ellas, a ver qué me contestan……
    Supongo que como todo no es lo que hacemos sinó desde donde y con qué fin…….
    Gracias por tus artículos y por compartir tu apertura a las puertas de luz

    Me gusta

  3. Jordi, que gusto compartir esta lectura de tu experiencia que es la de todos…solo hace falta escuchar y sentir. Los que seguimos este camino sabemos que la respuesta está en la Naturaleza, nuestra madre y maestra…Gracias por SER!

    Me gusta

  4. Gracias Jordi! Me siento muy afín a lo que nos cuentas.

    Al ir experimentando vamos ampliando la conciencia y nos permite cada vez más evidenciar y sentir desde la Consciencia, lo que facilita comunicarnos abiertamente con el Todo, sabiendo que ese hecho simplemente És, por principio inmutable, y actuamos en consonancia a ello, aportando serenidad, paz interior, amor, a uno mismo y de ahí al Todo. És un círculo de Unidad en movimiento constante…

    Hubo un tiempo que tenía la sensación de que las piedras se acercaban a mí, de un modo u otro. Por todas partes, siempre se me hacía aparente alguna, que acto seguido la tomaba entre las manos y sentía el fluir de energía, transportándome a personas o situaciones vividas, era una comunicación sanadora. Otras veces, paseando por la naturaleza me venía a la cabeza alguna persona conocida e instantàneamente resaltaba en el camino esa piedrecita vibracionalmente muy adecuada para ella. Mis bolsillos y mochila, a menudo eran el albergue de numerosas piedras que me habían llamado la atención. Y cuando no era así, personas de mi entorno se encargaban de provisionarme de ellas , de distintas características. Cuando iba de excursión, de manera muy espontánea, cuando divisaba una roca tenía la necesidad de abrazarla primero y después respirar un rato junto a ella, generalmente en lo que sería su lomo, saliendo de allí muy revitalizada y serena.
    Seguía con la misma dinámica, de recoger piedras y más piedras, hasta que un día, paseando por el valle de Chistau, se agudizó la comunicación con ellas. Qué piedra tan preciosa, blanca y reluciente, exclame. Y en el momento de recogerla para confinarla en la bolsa superior de la mochila, una voz me detuvo, diciéndome: – Para qué lo estás haciendo, para qué me quieres alejar de este entorno. Si estoy aquí es que estoy cumpliendo mi cometido aquí…- Acto seguido me disculpé y le di las gracias por ayudarme a tomar conciencia de ello. Esa comunicación se alargó un poco más, diciéndome que cuando una Piedra me pida que la recoja para un fin concreto, voy a sentirlo al instante… Desde entonces, la comunicación con los seres minerales és más serena, natural, es una comunicación que no busca nada, si no que con sencillez transmite desde la Consciencia…
    Para poner ejemplo de ello, al cabo de un tiempo vinieron a visitarme dos compañeras del Jardí. Estuvimos conversando y se puso de manifiesto la necesidad de armonizar su situación personal de una de ellas. Claro, el Amor és la mejor medicina, y lo solemos simbolizar con la forma de corazón. Fuímos a dar un paseo por la montaña y a lo lejos se nos mostró un tronco de un árbol que tenía un agujero con forma de corazón, enseñándonos el camino que debíamos seguir para llegar hasta él; ya casi a escasos metros del árbol, un precioso pino piñonero, sobresalía del suelo, por contrastar con el resto de ellas, una preciosa piedra negra con forma de corazón, que parecía que le habían sacado lustre y que la habían tallado a drede… Esa piedra habló y fue a parar al bolsillo de mi compañera…
    No hace mucho tiempo, este mismo invierno, en un sendero de Chistau, quando ya regrasaba al coche, sentí por la espalda que algo quería comunicarse conmigo. Me giré y vi en medio del camino una piedra con una forma muy peculiar, la qual me dijo que la tomara en mis manos porqué tenía que venir conmigo. Así lo hice, la metí en el bolso y me olvidé completemente de ella durante casi un mes, hasta que un día, paseando por el Jardí de les Essències, ya en la puerta de salida, algo me hizo sentir la necesidad de volver a la zona baja del Jardí, franqueando el riachuelo y subí por las escaleras que conducen a la casita de madera. Delante te la puerta me paré un momento para coger los guantes y en ese instante la piedra se volvió a mostrar; pude escuchar su voz diciendo: aquí debes dejarme. Primero no entendía de donde venía esa voz, hasta que como en un flash se me evidenció la piedra, la busqué dentro del bolso y la dejé en el manubrio de la puerta… No hay nada que ocurra por casualidad…
    mercè

    Me gusta

  5. Muchas gracias por compartirnos tu experiencia, me recuerda muchos momentos parecidos que viví en Capilla del Monte, Provincia de Cordoba, Republica Argentina. Alli siempre me resulta fácil escuchar y hablar con los Seres de la Madre Tierra, Agua, Aire y Fuego. En los últimos viajes se me han acercado piedras con forma de corazón, algunas semienterradas que me han pedido que las lleve conmigo, siento que me apoyan en mi viaje humano con mayor entendimiento y sabiduría divina.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s