Curso de comunicación con la naturaleza XXXI – El Mar

Hace mucho tiempo que conozco a la Maestra del Mar como persona, pero hace poco que sé de su maestría. Claro, ella no se llama así a sí misma, sino todo lo contrario, se ríe cuando la llamo de esta manera. Para ella el mar es una parte de sí misma y no ve la conexión que tiene con él como algo especial. Una conexión tan fuerte es rara en los seres humanos, que demasiado a menudo, estamos anclados en lo temporal y superficial. Sin apenas palabras y desde su adolescencia, el mar ha sido una parte importante de su vida.

Este pequeño gran texto está escrito por ella. Sin mente, sin explicación formal ni intelectual, desde la sencillez de la vivencia casi diaria, Mayte Barrera nos acerca al Mar. A mí me ha permitido descubrir otra manera de sentirlo y de relacionarme con él y en la siguiente entrada de este curso, me atreveré a ponerle mente y a comentaros un poco de la manera de acercarme a él por si os puede servir de algo, será su guía la que estará también en mis palabras, pero mi forma de acercarme estará teñida también de mi forma de ser.

Ahora os dejo las palabras de la Maestra del Mar, para que la sal de su conexión entre por vuestros poros, y las olas tengan la fuerza que necesitáis en cada momento.

Ella siempre dice: “El Mar siempre te da lo que necesitas”. Que así sea.

“Había nacido en una ciudad de mar, había crecido junto a él. Formaba parte de su paisaje diario, saltaba sus olas en días de viento y construía castillos de arena en su orilla.

El mar formaba parte de su vida, formaba parte de “sus cosas”, igual que aquella canción que tanto le gustaba, las fotos del viaje a Italia, o su libro favorito.

Un día nublado, todavía era muy joven, estaba llorando (pasaba la mayor parte de la adolescencia en una montaña rusa, en la que alternaba la alegría más expansiva con el dolor de una tristeza que le parecía insoportable).

Ese día se encontraron en la punta del espigón. El ruido intenso de las olas cortando la roca, el viento frío de tormenta y el agua salada que mojaba su cara y se mezclaba con sus lágrimas, la despertaron y por fin lo VIÓ. Comprendió que llegarían olas más altas, más fuertes y poderosas pero que también se acercarían a ella otras pequeñas y silenciosas que le harían crecer. Dejó de compadecerse y se puso a Escuchar.

Ahora después de muchos años todavía baila con La Mar y esa adolescente, ya mujer, me dice:

“Acércate desnuda (puede que no haga falta quitarse la ropa…o si). El único ritual es perderse en su azul, estar presente. Siéntate si quieres o quédate de pie.  Detén el discurso, el movimiento del pensamiento.  Él Mar se mueve por ti y te viste.  Tú suelta, déjate llevar, que Él recoge, renueva, devuelve y fortalece.

Observa esas olas diferentes unas de otras como lanzan mensajes diversos, se asemejan a aquellas personas que llegan a nuestra vida y de las que aprendemos tanto.  Escucha el sonido del agua al deshacerse en la arena y como la arena la acepta, responde y vibra. Siente el viento como roza el agua y la mece, píntate con sus colores y brilla con el reflejo del Sol, fúndete con Él y Baila libre al son de la naturaleza”.

Doy gracias por conocerle, doy gracias por ser Mar y recibir constantemente su Regalo”.

Mayte Barrera Salcedo

3 respuestas a “Curso de comunicación con la naturaleza XXXI – El Mar

  1. Entiendo à Maite porque a mi me mece, siempre el mar desde muy pequeña, y cuando tengo problemas voy a la orilla a explicarle mis problema y me ayuda. En verano me mece y me deja oir a. Los idelfines que susurran a mi oído.

    Me gusta

  2. Desde mi infancia tengo recuerdos grabados en mi cuerpo junto al mar ,océano pacifico,pasábamos largo tiempo en su costa disfrutando de El Mar.
    Recuerdo el dejarme con toda libertad ,confianza mecerme por ella la maravillosa ,la mar …y era Ying y era Yang…el mar ,la mar .
    Esas vivencias tan juguetonas, inocentes y libres …..la tengo atesorado en mi y son unas de mis riquezas y cuando las necesito …..cierro mis ojos .. amorosamente vuelve a mi ,su ritmo,movimiento ,su música y sus silencios.

    Gracias .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s