Yo Soy Agua – Curso de comunicación con la naturaleza XII

El río fluye por nuestras venas alimentando con su agua enriquecida de nutrientes y de oxigeno cada una de nuestras células. El agua baja por nuestra garganta y es absorbida por las paredes de nuestros intestinos. El agua sale de nuestro cuerpo con el sudor de los días cálidos de verano y drenándose por los riñones diluye las partículas de desecho y permite su liberación en la orina.

Esta es el agua de la vida, aquella que forma el 70 % de nuestro cuerpo. Nadie duda, pues, que somos agua.

Pero esa agua simboliza el otro Agua, que también Somos. El Agua arquetípica que simboliza la Vida de nuestro planeta azul.

El agua fluye, atraída por la gravedad hacia el punto más bajo. El agua, a diferencia de la tierra está dotada de la capacidad del movimiento, la fluidez y la acción. El agua no ejerce una resistencia pasiva, sino un movimiento activo y siempre pujante. El agua como sabéis, no tiene forma propia. Se adapta fácilmente a su contenedor, adquiriendo su forma. El agua disuelve toda clase de sales y elementos en su interior y arropándolos en su sino, los transporta.

El agua es una página en blanco en la que se inscriben las memorias de los lugares por los que pasa. Cuando más largo es su recorrido, mayores son sus conocimientos ocultos.

No es de extrañar que el recorrido de un río pueda ser relacionado con el río que es la propia vida. Un nacimiento suave en el manantial de montaña, que se acelera en su adolescente bajada por las laderas, se enlentece en los llanos de la madurez, remansándose a menudo hasta llegar a desaparecer en el océano que todos nos acoge al final de nuestros días.

Como el agua es imprescindible para la vida, su simbolismo ha enriquecido al Agua de donde viene su significado profundo.

Agua es nuestra capacidad de fluir con los acontecimientos del día a día. Agua es disolver en nosotros los aprendizajes, propios y ajenos.

Agua es moverse para encontrar el camino de menor resistencia que nos permita llegar a nuestro océano.

Agua es adaptarse a los contenedores que la Vida nos presente, en forma de situaciones o relaciones.

El Agua es tantas cosas. En el agua hay tantos aprendizajes. Fíjate sino en una playa, con el ir y venir de las olas. Unas olas que llevan gotas de esa agua, unas gotas que rompen en la playa y experimentan una corta vida como individuos antes de volver al mar del que salieron. Esa visión del Agua nos cuenta en realidad como somos o, mejor dicho, lo que Somos. Somos océano, siempre. Somos ola, con el grupo con el que compartimos nuestra existencia en cada vida, y somos gota, individuos, brevemente, como un suspiro que permite absorber los conocimientos de nuestra pequeña existencia para verterlos al océano, compartiendo lo aprendido con el resto de gotas, olas y el océano entero.

¿Quieres conocerte a ti mismo? Siéntate en la playa y observa el ir y venir de la olas. Mira el río en sus etapas, todas distintas, todas necesarias, todas comprensibles. Sucede a veces que siendo remansos, no entendemos la fuerza de las cascadas o de los rápidos de un río. Todo está bien. El Agua fluye y acepta. Seamos Agua.

Siéntate al lado de un arroyo y escucha. El agua canta, siempre lo hace, pero no solemos escucharla. A menudo sus cantos parecen voces humanas que se acerca o se alejan. Cada instante lleva un agua distinta y aunque sea el mismo río, una rama cae en él y entorpece el fluir. El agua sortea el obstáculo y al saltar, se activa un nuevo sonido.

Escúchala, déjate llevar por esa voz, ese canto y la aceptación del río. Hazlo con los ojos cerrados, centrado en escuchar y en unos minutos percibirás ese canto y en unos más ya no dudaras nunca que el agua está viva y nos habla del Agua, gracias  a la cual se originó la vida y el movimiento.

Si la Tierra nos aportaba su fortaleza y nos recordaba que también somos sólidos y fuertes. El Agua nos cantará el mensaje de la fluidez, la adaptabilidad, la memoria, etc.

Y en nosotros el aspecto que más se parece al Agua, son las emociones, que fluyen, o deberían hacerlo. A veces rápidas, otras lentas. También estancadas, pero entonces se pudren y nos hacen mal. Somos Agua y el Agua es fluir.

Yo Soy Tierra. Yo Soy Agua.

Una abrazo.

platja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s